Col. Parrooquial Patriarca San José

GPS - Grupo Patriarca Solidario

Un grupo de alumnos de todos los años de secundaria, trabajan incansablemente en brindar ayuda a los que más lo necesitan.

Una forma de acercarse a la comunidad fuera del colegio, y extender la solidaridad más alla de éste.

El video es una recopilación de la visita al Cotolengo Don Orione de San Miguel. El grupo prepara actividades para realizar con los internados, les llevan presentes y material para colaborar con la obra.

Una acción digna de destacar, la entrega y solidaridad hacia las personas allí alojadas

 

 

 


 

AÑO 2015

 

Misa de San José, patrono de nuestra parroquia el jueves 19 de marzo a las 10.00 Hs.. Están todos invitados !!!!!   

San Jose

PASCUA HOY: RECORDAR Y REVIVIR

Queridos Hermanos y Hermanas de la comunidad parroquial:

La Semana Santa es la semana más importante para nosotros, cristianos. En ella celebramos que Jesús dio su vida en la Cruz por nuestra salvación y que Su Padre lo resucitó de entre los muertos para darnos Vida en abundancia.

Pero la celebración de la pasión, muerte y resurrección de Jesús no es sólo un hecho pasado. La fe de la Iglesia afirma que celebrar es reactualizar; es volver a hacer presente. Por lo tanto celebramos en profundidad si revivimos lo que hizo Jesús, si hacemos la Pascua Hoy.

¿Es posible?

¿Es posible volver al siglo I en el que vivió históricamente Jesús? Ciertamente que no. No se trata de eso. Pero lo que sí es posible es hacernos presente a la pasión y muerte del Cristo real que sufre hoy en los Cristos cercanos: en aquellos hermanos nuestros que cargan con la pesada cruz del dolor, de la pobreza, de la soledad y el abandono; en los postergados, los que mendigan en pos de un trabajo digno, los que están presos por las adicciones, los engañados y traicionados.

También hoy Cristo es traicionado por Judas contemporáneos que lo abandonan en su pobreza y sus necesidades. También hoy Cristo es condenado por la tibieza y comodidad de los nuevos Pilatos que se lavan las manos cuando podrían poner sus manos a la obra para evitarles la cruz. También hoy las personas religiosas –y los líderes religiosos- tenemos la misma tentación de mirar para otro lado, o condenar prejuiciosamente al inocente.

Hoy Cristo sigue padeciendo. También cerca nuestro, en nuestras historias familiares, en nuestras biografías personales. Cristo sufre en el que sufre. Y es tiempo de acompañarlo, no sólo ayudándolo a cargar con su pesada cruz, sino también trabajando para que no haya más crucificados; para que la injusticia no triunfe, para que los que no tienen voz encuentren en nosotros un eco, una palabra, una presencia amiga que los ayude y acompañe.

Cristo está resucitado

Recordamos y reactualizamos, también, que resucitando a Jesús de entre los muertos Dios Padre ha confirmado la vida de Jesús y ha proclamado el triunfo de la vida por sobre la muerte, el triunfo de la esperanza por sobre la desesperación y la tristeza; el triunfo del amor por encima del odio y del egoísmo.

Cristo ha resucitado y está vivo entre nosotros. Lo creemos por la Fe, y estamos llamados a vivirlo con nuestras opciones y acciones.

Cristo se manifiesta resucitado en el amor que se comparte en la familia y en el barrio; se manifiesta también en la solidaridad que se hace esperanza para los que cargan cruces demasiado pesadas para sus fuerzas, cuando el perdón vence al rencor, cuando tendemos la mano al necesitado. La resurrección se manifiesta en el triunfo del amor de Dios sobre el egoísmo humano.

Esta semana puede ser santa de verdad si revivimos además de recordar. Si la memoria se hace vida, si nos anima a trabajar para solidarizarnos más con los cristos reales que hoy sufren silenciosos a veces, y otras más ruidosamente; porque la cruz pesa y duele. Tal vez será más santa esta semana si nos acercamos unos a otros y somos capaces de ver la cruz detrás del hombre.

Por eso sería bueno que esta semana recordemos y re-vivamos. Es decir que celebremos la vida entregada de Jesús y también ayudemos a Cristo que sufre cerca nuestro. Que participemos de las celebraciones de Semana Santa en nuestras comunidades (desde el Domingo de Ramos hasta el domingo de Pascua) y que a la vez nos preocupemos y ocupemos en hacernos solidarios con los que sufren.

Que Dios los bendiga y que tengan una muy feliz Pascua.

P. Rafael Velasco, sj
Párroco